El Albariño en Galicia

Origen del Albariño en Galicia

Existen diversas teorías en torno a la llegada de la uva albariña a Galicia.

Una de dichas teorías indica que serían los monjes de Clunny los que llevarían la uva albariña al Monasterio de Armenteira en el siglo XII y que, desde ese momento, se extendería su cultivo al resto de Galicia y norte de Portugal. Podría denominarse al río Umia como el padre del albariño, ya que en sus riberas se cultiva y se produce la variedad desde la Edad Media. No obstante, esta teoría a día de hoy se considera una leyenda, ya que podemos confirmar que la uva albariña es una variedad autóctona del sur de Galicia.

Otra hipótesis indica que la uva albariña pudo haber llegado desde Centroeuropa por parte de los pueblos germanos, suevos y visigodos, en el siglo V.

Al margen de las leyendas, podemos afirmar que la variedad lleva más de mil años cultivándose en las Rías Baixas, una zona en la que el clima y la insolación han hecho que la variedad esté perfectamente adaptada al territorio.

Sin embargo, bien es sabido que los monjes cistercienses que han llegado a Galicia a través del camino de Santiago se encargaron de enseñarnos a cuidar la uva y a extraer de la misma su máxima expresión. Aquellos vinos blancos más refinados se conservan en los monasterios hasta el siglo XVIII.

Con la llegada de la desamortización de Mendizábal en el 1798 se lleva a cabo una expropiación masiva de bienes y tierras que se encontraban en poder de las llamadas «manos muertas», órdenes religiosas, y se ponen en subasta pública. A partir de ese momento la uva albariña comienza a cultivarse en las fincas de los Pazos o Casas Grandes. Los nobles de entonces eran los únicos que podían destinar sus tierras al cultivo de variedades para posteriores elaboraciones de vinos más refinados, debido a su carencia de problemas económicos y, por tanto, la ausencia de necesidad a destinar el cultivo de sus tierras a productos de autoconsumo.

Será a mediados del siglo XX cuando el cultivo de la uva albariña se extiende por todo el territorio, quizás por el cambio de propiedad de los viñedos o por la fama que han adquirido los vinos.

DO Rías Baixas

En los años 80 se pone en marcha la Denominación de Origen Rías Baixas y su Consejo Regulador, con el objetivo de otorgar prestigio a la variedad y poner en conocimiento de los consumidores su excelente calidad. A partir de ese momento los vinos albariños obtienen su mayor reconocimiento.

La Denominación de Origen Rías Baixas comprende 5 subzonas de cultivo de uva albariña: Val do Salnés, Condado do Tea, O Rosal, Soutomaior y Ribeira do Ulla.

Val do Salnés

Sin duda alguna es la subzona reina del Albariño, donde se concentra la mayor producción de la variedad. Cambados, considerada la capital del albariño en Galicia se encuentra en O Val do Salnés. Precisamente en Cambados es donde se celebra el evento anual del albariño, La Fiesta del Albariño, de Interés Internacional. A lo largo del río Umia, que atraviesa la subzona, se encuentran gran parte de las principales bodegas de albariño de Galicia. Es una ruta del vino estupenda para la degustación de los mejores albariños y vivir fascinantes experiencias enoturísticas.

Condado do Tea

Localizada al sur de la provincia de Pontevedra llega a rozar con la DO Ribeiro, otra de las Denominaciones de Origen más famosas de Galicia.

O Rosal

Localizada en el extremo sur-oeste de la provincia. Los viñedos se ubican en semi laderas situadas en un enclave de un suave valle que forma el río Miño antes de su desembocadura con el Océano Atlántico, protagonista indiscutible de la zona.

Soutomaior

Cuenta con un microclima idóneo para el cultivo dando lugar a vinos muy particulares. Es con gran diferencia la subzona más pequeña, atravesada por el río Oitavén.

Ribeira do Ulla

Ha sido la última en unirse al convenio de la Denominación de Origen, a pesar de ser la subzona más extensa. Tiene una mayor altitud y un mayor contraste en las temperaturas, así como suelos más graníticos, lo que se traduce en un mayor frescor en los vinos y más afrutados.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*